Este 1º de Mayo, “Haz USO de tus derechos”

0
170

USO convocará concentraciones en varias ciudades españolas, siguiendo todas las medidas de seguridad, con motivo del 1º de Mayo

Este 1º de Mayo, el covid-19 volverá a condicionar las tradicionales manifestaciones del Día de los Trabajadores. “Pero, al menos, ya no tenemos que quedarnos en casa y convocar un 1º de Mayo únicamente virtual. En USO, haremos de la necesidad una virtud y, en lugar de movilizar a la gente de toda España a una manifestación central, convocaremos concentraciones reducidas, siguiendo todos los criterios de distancias y seguridad, en las principales ciudades autonómicas”, explica Joaquín Pérez, secretario general de USO.

En este sentido, recalca que cada concentración dependerá de la situación en la que se encuentre cada provincia antes del 1 de mayo, pero “esperamos poder convocar a un mínimo de 50 personas en cada una”.

Este 1º de Mayo, más que nunca, “Haz USO de tus derechos”

“Haz USO de tus derechos” es el lema elegido por la Unión Sindical Obrera para este 1º de Mayo. “Un lema que lanzamos hace unos meses para canalizar el descontento de las personas trabajadoras, que estaban viendo atropellados sus derechos con la excusa de la pandemia, y que ahora queremos hacer visible en las calles. La crisis ha azotado realmente a muchos sectores, pero otras empresas, sin justificación, o la propia Administración Pública, están aprovechando el ruido general para pisotear las condiciones laborales de sus plantillas, para aniquilar derechos consolidados. Frente a eso, el sindicalismo, la reivindicación de la dignidad del trabajo, es la única salida. Unirse y pelear por lo colectivo”, anima Joaquín Pérez.

La USO como alternativa sindical de cercanía frente a mesas estrechas y amarillentas

Pérez añade que esta lucha “hay que hacerla desde la cercanía, en cada centro de trabajo, en cada problemática. El sindicalismo no se hace con fotos en mesas estrechas, donde no cabe todo el mundo. De nuevo, USO se postula como la única alternativa sindical independiente. Cuando el sindicalismo se reduce a dos y, además, se institucionaliza, se vuelve un sindicalismo de salón y maniatado por estar pegado a consignas políticas. Pierde su propio nombre de sindicato, sus funciones. Esta forma amarillenta de hacer sindicalismo es la antítesis de la transformación que necesita nuestro país, justo cuando la sociedad se está jugando más. La ciudadanía se merece más pluralidad, más ambición y nuevos planteamientos que no vengan dictados”.

Manifiesto de la USO para el 1º de Mayo

Este Primero de Mayo llega marcado por el covid y la crisis socioeconómica y laboral. En el Día Internacional del Trabajo que desde USO celebramos junto a la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Confederación Europea de Sindicatos (CES), reivindicamos la necesidad de defender los derechos individuales y colectivos; el empleo de calidad; la cohesión social; las políticas de bienestar; la mejora del sistema de protección social y la garantía del sistema público de pensiones.

Como tercera fuerza sindical en nuestro país, la USO está legitimada para pedir responsabilidades y proponer soluciones ante el panorama tan preocupante que afrontamos. Junto a las consecuencias de la pandemia, el desempleo brutal, la situación de tanta gente aún en situación de ERTE, las escandalosas cifras de paro juvenil y la precariedad laboral, se está pudriendo nuestro presente y comprometiendo el futuro de toda la sociedad. Y no es igual para todos, ni todo es culpa de “un bicho”. Una vez más, lideramos el desastre y todos los indicadores negativos posibles con respecto a los países de nuestro entorno.

Junto a la evidencia del valor del trabajo, es un día también para señalar a los responsables, para replantear las políticas que nos han traído hasta aquí y para no seguir cometiendo una y otra vez los mismos errores, con los mismos discursos y esperando a ver si sale el sol. Hay para muchos, y tienen siglas y apellidos.

Ataques al empleo estable y una legislación laboral endeble

Las políticas agresivas contra el empleo estable, de bajos salarios, despido fácil y barato; la apuesta sistémica por un modelo económico y empresarial de chiringuito; la falta de legislación o el retraso en las materias neurálgicas; el abandono de la industria, la falta de criterio e iniciativas por la innovación; la visión cortoplacista y estratégica de medidas laborales y económicas; y la incapacidad política de llegar a grandes acuerdos, junto a un modelo de diálogo social denostado e ineficaz, siguen desesperando al conjunto de la sociedad. Todo ello consolida una cruel incertidumbre, pervirtiendo el empleo y alargando día a día las colas del hambre.

Haz USO de tus derechos. Porque es justo y ya es hora de reformar la legislación laboral, de que se priorice la calidad en el empleo y se rompa con la precariedad y la excesiva temporalidad. Ya es hora de eliminar la discriminación entre personal de contrata y empresa principal; de fomentar la modernización empresarial responsable, la capacitación y la formación y recualificación de tanta gente en la cuneta. Sin comisionistas.

La contratación precaria, en el centro de las demandas de USO

Mientras se sigue incentivando la contratación precaria, se siguen sin tocar abusos como cambios unilaterales de modificación de condiciones de trabajo de carácter individual y colectivo. Sigue sin garantizarse la ultraactividad de los convenios; sin prohibirse las inapliaciones o descuelgues; sin terminarse con tanto fraude laboral, con las desigualdades de las mujeres y de los jóvenes en el mercado laboral; sin reforzarse la Inspección de Trabajo; sin reducirse ni simplificarse los modelos de contratación, restringiendo al máximo la causalidad de los mismos. Y siguen sin penalizarse las situaciones irregulares de encadenamiento de contratos temporales. Porque nada se ha hecho para imposibilitar los despidos por IT ni se le han devuelto las competencias a la Autoridad Laboral en los despidos colectivos.

Como sociedad, tenemos derecho a la esperanza y a que, de una vez, se apliquen verdaderas políticas para una futura transformación del sistema productivo; por la investigación, el desarrollo y la innovación, y por una transición justa ante la digitalización y la disrupción tecnológica. Para no ser tan vulnerables.

La factura de la inacción

Haz USO de tus derechos. Porque ya vamos con un inaceptable retraso en materia energética y climática. Porque ya está bien de tanta palabrería e inacción y es hora de abordar, hasta que les duela la espalda de trabajar a todos los representantes públicos, la calidad de servicios públicos, su eficiencia y calidad; la mejora y garantía de la protección social; la mejora sanitaria y la atención social; la sostenibilidad del sistema público de pensiones. De abordar la igualdad real y la conciliación; el problema de la vivienda; el reto demográfico, de juventud e migración; reto también de pobreza. Y abordar el necesario consenso educativo, sin su constante e interesada politización.

Y hora de hacer USO de tus derechos por una democracia sindical real, plural, de cambio de rumbo para un sindicalismo más efectivo, transparente y participativo; de reformar la Ley Orgánica de Libertad Sindical para conseguir acabar con la discriminación y la exclusión de fuerzas sindicales que representan a miles de trabajadores y trabajadoras; de que haya una negociación colectiva acorde a la realidad y un diálogo social menos teatrero. Por una reforma de la normativa electoral que permita que la gente elija libremente. Hora de un sindicalismo que sea la voz real de toda la sociedad frente a interlocutores universales de cuna.

En esta época histórica, como organización podemos sacar pecho. Porque hemos estado, porque hemos hecho USO de los derechos de miles de trabajadoras y trabajadores; hemos estado donde tenemos que estar, al servicio de la gente en cada centro de trabajo, en cada sede, de cada afiliado, con todo. Y con ese trabajo solidario, con la libertad de nuestra independencia, nuestra honestidad y lo mejor de nuestros valores, somos más fuertes, somos más y más alternativa.

¡Viva el 1º de mayo, viva la Unión Sindical Obrera!